Equipando La Mente

Satanás Quiere Derribar Tu Fe

Satanas quiere derribar tu fe1Nuestra salvación está asegurada en Cristo, si eres un cristiano verdadero. Pero viviremos vidas cristianas miserables si no usamos la fe, como escudo, para protegernos de los dardos que el diablo nos lanzará para que, precisamente, vivamos esa clase de vida cristiana miserable. Satanás, como no puede arrancarte de las manos de Dios—tu vida está escondida con Cristo en Dios, y el maligno no te toca, Col. 3:3; 1Jn. 5:18—se conformará si logra que seas un vaso inútil en las manos de Dios. Por eso es importante defender lo que necesitamos tener para ser dinamita en las manos de Dios: nuestra fe.

La vez que los discípulos no pudieron echar fuera un demonio (Mt. 17:14-16), la razón que Jesús dio como la causa del fallido intento fue la falta de fe. (vrss.19-20). La oración y el ayuno quedaron en segundo lugar (vrs.21). Y es que no importa cuánto ores y ayunes, si no tienes la certeza de que Dios va a obrar, tus oraciones serán vanas. Si no confías en el poder de Dios, tu lucha contra Satanás será infructuosa.

Hubo una mujer sirofenicia que acudió a Jesús para que Él libertara a su hija que estaba endemoniada (Mr. 7:24-30). Jesús la trató como a una perra, como un animal que no tenía derecho de comer de los manjares de la mesa de su amo. La mujer le declaró a Jesús que lo que le sobraba de Su gracia (las migajas que caían de la mesa de Su Señor) era suficiente para liberar a su hija del poder del diablo. Esta mujer simplemente tenía suficiente fe para creer que Jesús, por poco que pudiera hacer por ella, era más que poderoso para solventar su situación.

Observa ahora lo que sucedió. Después que esa mujer DIJO esa palabra, el demonio DEJÓ a la niña LIBRE en ese mismo momento: Por esta palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija, le dijo Jesús (vrs.29). “Y su hija fue sanada desde aquella hora (Mt. 15:28b). “Y cuando llegó ella a su casa, halló que el demonio había salido, y a la hija acostada en la cama” (Mr. 7:30).

Fíjese que nadie tuvo que orar por la niña, ni imponer manos; tampoco reprender el demonio. No hubo necesidad de presencia física de Jesús ni de ninguno de sus discípulos. El mero hecho de esa mujer CREER en Jesús y en Su poder, fue más que suficiente para que el demonio dejara libre a la niña. La fe actuó a larga distancia. La fe hizo que el poder de Dios llegara hasta donde la niña y la libertara.

Si Dios envió ángeles (He. 1:14) a expulsar ese demonio o si el mismo Espíritu lo expulsó (Mt. 12:28), no lo sé; la Biblia no describe cómo esto aconteció. Lo que si la Biblia dice es que: Por esta palabra (…) cuando llegó ella a su casa, halló que el demonio había salido, y a la hija acostada en la cama” (Mr. 7:29-30).

Y es que “(…) cualquiera que dijere (…), y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho (Mr. 11:23). “Y nada os será imposible” (Mt. 17.20). “Porque con el corazón se cree (…), pero con la boca se confiesa (Ro. 10:10). “Porque nada hay imposible para Dios” (Lc. 1:37). “¿Hay para Dios alguna cosa difícil?” (Gn. 18:14). “Ni hay nada que sea difícil para ti” (Jer. 32:17).

Imagínate lo que puede hacer nuestra fe, imagínate lo que podemos hacer si tenemos fe. No habrá necesidad, en ocasiones, de orar y ayunar; Dios obrará en nuestro favor por el mero hecho de que Le creemos; que aceptamos Sus promesas y Su Palabra como verdadera.

Por la fe podemos echar fuera demonios.

Es por eso que Satanás quiere derribar tu fe.

No dejes de creerle al Dios en el que ya crees. “El justo por la fe vivirá.” Satanás anhela fervientemente tu fe; no para poseerla (el ya cree y tiembla, Stg. 2:19b), pero para derribarla. Esto fue lo que él quiso de Pedro, pero Jesús había orado anticipadamente por su discípulo, para que su fe no faltara. Y por eso Pedro regresó al rebaño, y pudo ser un testigo eficiente en el Señor (Lc. 22:31-32; Hch. 2:41; 4:4).

(Este es un extracto de mi libro digital La Guerra Espiritual. Un Conflicto Invisible, Pero Real; capítulo 6, Nuestra Batalla Es Para Defender Nuestra Fe)

junio 26, 2013 - Posted by | Fe, La Guerra Espiritual

2 comentarios »

  1. Me encanta Dios les bendiga momtones…
    me encantaria que me la enviaran esta predicacion

    Comentario por yefry | junio 5, 2016 | Responder

    • Yefry, esta no es una predicación; es un extracto de uno de mis libros digitales (eBook) que tiene como título: La Guerra Espiritual. Un Conflicto Invisible, Pero Real. Y lo puedes adquirir usando los enlaces (links) que aparecen aquí, en mi blog, yendo a la página: eLibros (eBooks). Gracias, que Dios te bendiga.

      Comentario por Pablo Collazo - Administrador | septiembre 21, 2016 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: