Equipando La Mente

EL COVID-19 Y EL CRISTIANO.

Si eres cristiano y no has sido contagiado con el coronavirus, no es a causa de tu fees por la misericordia De Dios. Pues hay muchos que no son cristianos, y que no creen en Dios ni tienen fe en Él, y tampoco han sido contagiados.

Si eres cristiano y fuiste infectado por el coronavirus, pero te recuperaste, no asumas ni digas que fue por tu fefue por la misericordia de Dios. Pues muchos que no son cristianos tuvieron coronavirus, y también se recuperaron.

“Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad”. (Lm. 3.22-23).

El hecho de que NO LE TENGAS MIEDO AL CORONAVIRUS no significa que no vas a enfermar o que si ya has enfermado sanarás: es por la misericordia de Dios. Hubo un pastor que dijo que Dios es más grande que el coronavirus (y ciertamente Lo es), y que no le temía al virus, y murió: el Covid-19 lo mató —a pesar de la fe que profesaba. Así como también han fallecido otros ministros quienes seguramente confiaban en que su fe los iría a sanar, sin embargo, fueron víctimas del Covid-19. Cada vez que oigo a cristianos decir que NO LE TIENEN MIEDO AL COVID-19 me pregunto si es fe o si es orgullo lo que ellos tienen. Pues el cristiano no debe andar presumiendo la fe que dice tener; suficiente es con tenerla: “¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante De Dios” (Ro. 14.22a).

El tener fe en Dios (o no tenerle miedo al Covid-19) NO GARANTIZA que no vayamos a enfermar o que Él nos vaya a sanar si hemos enfermado. Dios es Soberano, y Su Soberanía va por encima de cualquier grado de fe que tengamos en Él. Y esto no contradice lo que Él dice en Su Palabra acerca de la fe, sino que la decisión final (porqué Dios permite que unos enfermen y otros no; o porqué unos mueren y otros no) pertenece a Él. Dios sabe: “Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?” (Ro. 11.34); y Él decide: “y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente” (Ex. 33.19b). Dios hace como Él quiere; Él el Soberano: “Todo lo que Jehová quiere, lo hace, en los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos” (Salmos 135.6). Debemos aceptar Su Soberanía y someternos a Él pese las consecuencias. Esto es humildad.

Sí es cierto que la fe produce milagros, pero Dios también puede usar la enfermedad para humillarnos y acercarnos a Él, y hasta para llevarnos a Su Presencia —en caso de que nuestro tiempo aquí en la tierra se haya cumplido. Tal vez eso fue lo que le pasó a Eliseo, quien, después de haber tenido tanta fe, y de haber hecho tantos milagros, murió a causa de una enfermedad (2R 13.14).

La fe es importante para mantenernos firmes en Dios, y para que Él haga milagros. Pero es la humildad la que Lo mueve a obrar a favor del justo: “pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra”; “Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde” (Is. 66.2b; Salmos 138.6a).

¿Acaso no dice la Escritura que: “Si se humillare mi pueblo (…) yo (…) sanaré (…)” (2Cró. 7.14)? La Biblia no dice: “Si mi pueblo tuviera fe yo sanaré”.

En vez de andar presumiendo que no le tememos al Covid-19, mejor aprendamos a ser humildes. Aprendamos de Jesús, que dijo: “(…) aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; (…)” (Mt. 11.29). Atendamos a lo que dice Isaías 57.15: “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados”

No es correcto presumir la fe, ya que todo lo que tenemos —incluso la fe— proviene de Dios: “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder” (2P 1.3b).

Si vamos a “presumir” o a alabarnos en algo sería en lo que dice Jeremías 9.23-24: “No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.”

¡Sean todos bendecidos!

mayo 9, 2020 - Posted by | Reflexiones Bíblicas | , , , , , , ,

8 comentarios »

  1. Muchísimas gracias.

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

    Comentario por argycastro | mayo 9, 2020 | Responder

  2. Gracias por esta predica. Atte Roberto Rodriguez

    Comentario por Roberto Rodriguez | mayo 10, 2020 | Responder

  3. buenisima gracias por publicarla me ayudo bastante

    Comentario por carolina donahue | agosto 8, 2020 | Responder

    • ¡Bendiciones!

      Comentario por Pablo Collazo - Administrador | agosto 10, 2020 | Responder

  4. Muy pertinente el tema, todo es por la misericordia de Dios, esto es edificante para no presumir de ser mas espiritual, adelante con temas como estos hermano Pablo Collazo

    Comentario por víctor Cáceres | abril 28, 2021 | Responder

    • Gracias, Víctor. Dios te bendiga.

      Comentario por Pablo Collazo - Administrador | abril 29, 2021 | Responder

  5. Y las promesas de Jesús son falsa y eso de yo voy al padre y aún cosas mayores aran también entonces aquí Jesús no existe que niega la palabra con la palabra y la palabra no se contradice sólo se mal interpreta si usamos tapaboca y somos siervos de Dios y nos envía a un enfermo este enfermo ni aún conociendo a Dios va decir este no es hombre de fe sino aún no uvieran sido sanado los leprosos y me dirás el que sana es Dios y aún niegas que Jesús enviaba a sanar a los enfermos clama a mi y yo te enseñare cosas ocultas que tu no conoces Dios tenga misericordia y de entendimiento y sabiduría a todos

    Comentario por Oscar daniel yzquierdo monzón | agosto 22, 2021 | Responder

    • Estimado Oscar.

      Realmente no entiendo con exactitud lo que quieres decir, pero una cosa es cierta: el hecho de que seamos cristianos no nos priva de que podamos enfermar, ni tampoco implica que no debamos de acatar e implementar las normas de salubridad que los encargados de la salud pública nos hayan sugerido para podernos proteger del covid o de cualquier otro virus o enfermedad.

      Existe cierto nivel de “fanatismo” entre muchos cristianos que les ha llevado a pensar que el observar algunas reglas de precaución para prevenir enfermedades (como, por ejemplo, el uso de tapabocas o mascarillas) es falta de fe en Dios; y por esta absurda manera de pensar muchos hombres y mujeres de Dios (incluyendo pastores y ministros) han enfermado y han fallecido por causa del covid-19.

      La Escritura claramente nos advierte de las consecuencias que podemos acarrear si, a pesar de las advertencias, nos exponemos deliberadamente a cualquier peligro que sea evidente. Por ejemplo, Proverbios 22.3 claramente dice: “El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y reciben el daño”.
      A esto le podemos sumar lo que la Biblia dice en relación a tentar a Dios (Mt. 4.7). Cada vez que hacemos cosas deliberadamente, no obstante conocer el riesgo que podemos estar afrontando, tentamos a Dios. Y esto, además de ser un acto de arrogancia, pone en riesgo la protección que Él nos pueda brindar, ya que a nosotros no nos toca poner a prueba Su poder, sino mas bien, hacer la parte que nos corresponde, que en el tema que estamos tratando sería el protegernos de este virus.

      La fe no es ciega; no obstante estar basada en el poder de Dios también se puede beneficiar de los adelantos que Dios le ha permitido adquirir a la ciencia, pues Él no capacitó en vano al ser humano con semejante conocimiento.

      Personalmente conozco a pastores que no aceptaban la medicina como medio para remediar sus males, pues pensaban que debido a la fe que tenían, Dios estaba obligado a sanarles cuando ellos enfermaran, pero terminaron siendo hospitalizados y sometidos a cirugías agresivas y de alto riesgo, y tuvieron que aceptar la ciencia médica como un regalo que Dios le ha otorgado a la humanidad para su bienestar. De igual forma, muchos cristianos que no quisieron usar mascarillas para protegerse del virus, terminaron graves en el hospital, y muchos murieron.

      No se debe considerar como una falta de fe el tener que usar los avances de la ciencia y de la medicina para resolver los problemas relacionados a la salud o para protegerla. Igualmente, el usar mascarillas o vacunarse para protegernos del covid no nos convierte en cristianos débiles, sino en personas empáticas con los demás, pues, al protegernos a nosotros mismos también protegemos a nuestros semejantes. Por lo tanto, no usar mascarillas o no vacunarse para protegerse del covid-19 no es muestra de fe, mas bien pudiera ser señal de orgullo y arrogancia. Por eso es importante examinarnos a nosotros mismos y también pedirle a Dios que escudriñe nuestros corazones, pues lo que a veces llamamos fe, puede, mas bien, resultar ser mera presunción.

      ¡Bendiciones!

      Comentario por Pablo Collazo - Administrador | septiembre 1, 2021 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: